jueves, 25 de noviembre de 2010

25.11.2010

...Ella no te sonríe. Ella te dedica su boca. No le pidas medias tintas, porque fue ella quién se bebió el tintero. Ella no camina. Ella mueve el mundo con sus pies. Huye del compromiso porque sabe comprometerse. Y huye de lo que persigue porque prefiere perseguir lo que le rehúye. Ella no es modelo porque modelo es algo que puede imitarse. Para confiar en ella hay que empezar por desconfiar en uno mismo. Quererse poco, flojito, de lado y sin querer. Cenarse la esperanza y beberse de un trago los nunca más.
Dile que la he podido olvidar hasta donde se me ha roto el recuerdo. Que la estuve recordando hasta que me agoté de olvido...


Extracto de: El pensamiento negativo, Risto Mejide.

(El original es mucho más largo, es mucho mejor)

1 comentario:

  1. Me encanta! Me alegra que a ti también!

    B.R.

    ResponderEliminar